sábado, 2 de mayo de 2009

Tras los pasos de Cunningham Graham


En la semana que termina, un equipo nutrido (en cantidad de personas y en equipo técnico) de producción de Escocia, pasó por Gualeguaychú. El motivo del viaje a nuestra ciudad, era levantar imágenes de los lugares por donde anduvo el célebre escritor de esa nacionalidad, para el documental Ron Roberto.

Como se recordará, Roberto Bontine Cunningham Graham, con apenas 18 años de edad, en momentos en que comenzaba la revolución de López Jordán por junio de 1870, llegó a estos pagos. El viaje que inicialmente se iba a prolongar unos meses, culminó cuando Cunningham tenía 30 años.

Se radicó en un campo cercano a Gualeguaychú y cuando venía a la ciudad, tenía como alojamiento habitual el viejo Hotel del Vapor sito en el ángulo NO de las calles 24 de Enero y Comercio ( hoy 25 de Mayo y Mitre), que perteneció al Sr. Urtazum y luego a Lesca. La propiedad después fue del Dr. Mario García Reynoso, luego de Jorge Barel y actualmente la habita la familia Cauci.

Don Roberto, como lo llamaban, se enamoró de nuestros campos, de sus bellezas naturales y muy especialmente de los caballos. Aprendió y disfrutó de todos los oficios rurales, incluida la doma de potros. Y tanto se identificó con Gualeguaychú, que por un acto de última voluntad, en la lapida de su tumba está la marca de su hacienda registrada en esta ciudad.

Recorrió el resto de los países del continente, que describe admirablemente en sus libros y después viajó por todo el mundo. Fue muchas cosas a la vez, lo que habla de su singular personalidad: noble, dandy, gaucho, socialista, legislador, escritor, cronista, rebelde, transgresor y fundamentalmente un viajero incansable y aventurero.

Era un gran propagandista de los caballos criollos argentinos. En cierta ocasión vio en Londres cómo uno de éllos era maltratado por negarse a tirar un tranvía y en el acto lo compró. También se llevó uno de nuestras tierras al que llamó Pampa. Durante 20 años concurrió al Palacio de Westminster montando un caballo criollo, por lo que su figura se hizo emblemática en esos ámbitos. Peleó - obligado- junto a Ricardo López, Jordán; entre los bereres en Africa se hizo pasar por médico turco; en la Plaza de Trafalgar fue detenido por encabezar una revuelta. Fue un eterno defensor de los obreros, opositor a la esclavitud y a toda forma de injusticia.

Alentó a su amigo suizo Aime Tchifelly para lo que en definitiva resultara un acontecimiento de relieve mundial y una de las máximas proezas argentinas: el histórico raid con dos caballos criollos, los legendarios GATO y MANCHA. En tres años (1925-28) recorrieron 20 países y 21.500 km. partiendo de Bs. Aires y llegando a Nueva York (uno debió quedarse en México por un accidente) donde se les tributó un recibimiento apoteótico en la 5ta. Avenida -que ese día se cerró al tránsito- con gran difusión en todo el mundo.

Mucho de la repercusión de aquella hazaña, se debió a la prédica constante que desde Londres hacía Cuninngham Graham.

Ya anciano, volvió a nuestro país en 1936 y quiso conocer a Gato y Mancha. Su propietario el Sr. Emilio Solanet lo invitó entonces a visitarlos en el campo Los Cardales, pero una repentina enfermedad le impidió el viaje a Don Roberto. Por tal motivo Salanet hizo los arreglos para que fueran entonces los caballos, los que visitaran a su propagandista ya muy grave ¡en el lobby del Hotel Plaza! No se pudo: llegaron cuando acababa de morir.

Al día siguiente Buenos Aires entero se volcó al cortejo que acompañaba hasta el puerto los restos del ilustre visitante. Pero muchos concurrieron también, para ver una vez más a la celebérrima escolta que acompañaba al féretro: Gato y Mancha.

La vida de este notable personaje se sintetiza en el libro de Alicia Jurado El Escocés Errante y la mayor parte de su obra -en inglés y castellano- se guarda en una vitrina especial del Instituto Magnasco.

El documental en preparación tiene un altísimo costo, ya que abarcará todos los países y lugares que recorrió Cunningham. El equipo que visitó Gualeguaychú, pertenece a la productora Caledonia TV y estuvo encabezado por su director creativo Mr. Les Wilson, con su camarógrafo David Lees, Brian Howell sonidista, iluminador, y lo productores argentinos Carolina Masci y Juan Aramburu. Una pequeña pero ingrata sorpresa tuvieron los visitantes: la placa de mármol que recuerda a Cunnigham en su paso por el Hotel del Vapor, había perdido la pintura y estaba absolutamente ilegible. En cambio, quien esto escribe, la tuvo y muy grata. Contrató después a un letrista para que repusiera la pintura y cuando se disponía a pagarle a Luis Lapalma, éste no quiso cobrar por su trabajo: gualeguaychuense de ley y gaucho, como los que admiraba Don Roberto.


3 comentarios:

  1. http://www.caledonia.tv/index.php?page=1

    The Adventures of Don Roberto
    A one-hour documentary about one of the most extraordinary Scots ever. Robert Bontine Cunninghame Graham, was born a Scottish aristocrat – but became a South American gaucho, a rancher in America’s Wild West, and a political radical who was jailed for his beliefs. A writer and adventurer, he was the first MP to call himself a socialist and founded both the Scottish Labour Party and the SNP!


    Transmitted on BBC Scotland in Dec 2008, the programme was filmed in Argentina, Texas, Mexico and in Scotland.

    R.Montes (De Sarandi)

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, muy bueno. Me gusta saber de las personalidades de origen u ascendencia británica en Argentina.

    ResponderEliminar